"Tenemos previstos que vengan si son necesarios, si colapsa nuestro sistema", advirtió Daniel Gollán, ministro de Salud bonaerense.


La posibilidad de recibir a un contingente de médicos cubanos para sumarlos en la lucha contra el coronavirus en la provincia de Buenos Aires es una de las alternativas que analiza el gobernador Axel Kicillof. La decisión aún está en debate porque, por ahora, ese se proyecta como un recurso de última instancia para actuar en el peor de los escenarios.

Así lo confirmaron a Vía País fuentes de la gobernación con acceso a esas deliberaciones. Y el propio ministro de Salud provincial, Daniel Gollán, indicó que se trata de un “dilema” aún en tratamiento con Kicillof porque está sujeto a la evolución de la situación epidemiológica y a los resultados del reclutamiento que inició para ampliar la nómina de profesionales de la salud.

Tenemos previstos que vengan si son necesarios, si colapsa nuestro sistema. Antes vamos a sumar a todos los médicos de acá que se anotaron en nuestra convocatoria”, remarcaron desde la cartera sanitaria bonaerense ante la consulta de este medio.

Daniel Gollán, ministro de Salud bonaerense. FOTO: DYN/LA VOZ

Remarcaron que todavía no hay definiciones, a pesar de que en las últimas horas comenzaron a circular trascendidos periodísticos que indican que podrían ser hasta 250 los médicos cubanos que la administración de Kicillof incorporaría para reforzar su capacidad de respuesta ante el Covid-19. “Por ahora, no pedimos nada”, aseguraron desde el Gobierno bonaerense.

La posibilidad de contar con equipo de profesionales de la Unidad Central de Cooperación Médica de Cuba se analiza desde que comenzó a regir la cuarentena general que decretó el presidente Alberto Fernández el pasado 20 de marzo. Por aquellos días, el gobernador bonaerense recibió el ofrecimiento de las autoridades cubanas, que pusieron a disposición 500 médicos para enviarlos al territorio bonaerense.

La asistencia cubana se mantiene por estos días en stand by porque Kicillof y su ministro Gollán se mantienen centrados en las gestiones para ampliar la cantidad de salas de terapia intensiva, mientras se instrumentan otras medidas para reforzar la dotación de profesionales.

Más allá de la polémica que se desató y que incluyó quejas del Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires, el impacto del coronavirus en el territorio bonaerense justifica el análisis de todas las posibilidades que se tengan al alcance. Esa es la postura oficial que encuentra argumento en los números: Buenos Aires es el territorio con más casos de Covid (915) hasta el lunes) y que muestra un crecimiento sostenido de los contagios. El cálculo de Gollán es que la provincia tendrá que tener disponibles unas 4.000 camas de terapia intensiva para cuando se registre el pico del coronavirus.

“Estamos cerca de tenerlas. Ahora ¿esas camas de terapia son homogéneas en cuanto a su capacidad de personal, etc? No porque nosotros venimos de un sistema sanitario muy disgregado, segregado”, advirtió el ministro en declaraciones a Radio Con Vos.

En su cartera, completaron señalando que la “grave problemática” que afecta al sistema de salud bonaerense “radica en años y años de falta de inversión, que no sólo ha provocado graves fallas en su infraestructura y en la provisión de insumos básicos, sino que ha alentado una fuga inusitada de los médicos al sector privado o a otras labores con mejor remuneración”.

Necesitaríamos tener ya más respiradores, no porque los necesitemos. Hoy estamos con 47 personas en respiradores y unos 70 en camas de terapia en toda la provincia. Hoy está extremadamente tranquila la situación”, aclaró Gollán.

Axel Kicillof durante su visita al Hospital General Manuel Belgrano (Foto: Twitter)

Mientras se refuerzan las instalaciones, el Gobierno provincial apuesta a continuar incorporando profesionales de la salud y a estudiantes prontos a recibirse. En poco más de 10 días, la convocatoria oficial logró 25.000 inscripciones y así, en una primera etapa, se destinaron 476 profesionales de la salud en 44 hospitales.

En el Ministerio de Salud detallaron que fueron 107 médicos, 177 enfermeros, 113 trabajadores de limpieza y 35 técnicos y que además se incorporaron 68 personas para fortalecer distintas áreas de salud.

Estamos reclutando. Ahora, en las modelizaciones que nos dicen que en algún momento (la situación del coronavirus) nos puede sobrepasar, yo quiero a toda esa gente que cuestiona que podamos traer médicos venezolanos, que además hay un decreto nacional que habilita a que cualquier profesional que pueda dar cuenta que es médico pueda ser contratado en la Argentina por la crisis”, dijo Gollán para rechazar las críticas.

Seguido, el ministro agregó: “Se anotaron muchísimos venezolanos que estaban acá. Y hay listas abiertas si se quieren seguir anotando. Si vienen de Tanganica y son buenos médicos y quieren ayudar en la crisis, los tomamos también. Es decir, a esta misma gente que cuestiona, les quiero decir que si en algún momento entramos en una crisis y nos faltan médicos quiero ver si no nos van a criticar porque no trajimos los médicos”.




Comentarios