Desde la Dirección de Derechos Humanos y Grupos Minoritarios de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Formosa, rechazaron el informe del Diario La Nación en el cual advirtió que Wichis de Formosa pasan hambre.


El Defensor del Pueblo de la provincia de Formosa, Dr. José Leonardo Gialluca, dijo que las 192 comunidades aborígenes poseen energía eléctrica, agua potable, escuelas, centros de salud, módulos alimentarios, caminos, educación bilingüe, documentos de identidad, viviendas, ofertas educativas, pensiones provinciales, nacionales, jubilaciones y otros beneficios sociales.

Explicó que más allá de eso existen problemas puntuales como por ejemplo la reubicación de comunidades por los desbordes del Río Pilcomayo siempre mediantes acuerdos y respetando las autoridades del cacicazgo.

Gialluca recordó que en las últimas inundaciones, el Pilcomayo arrastró unas 130 millones de toneladas de sedimento y el Estado Provincial tuvo que hacerse cargo de trasladar más de 2.500 personas a centros de ubicación transitorio y proteger a bastas poblaciones indígenas y criollas, además de reencauzar las aguas de este Río Bañado La Estrella.

Dijo además que en este momento muchos pueblos sufren la falta del acceso al agua potable pero son asistidos por el Estado, también siguen funcionando los comedores escolares fuera del calendario educativo más la ayuda de Fundaciones y Asociaciones sin fines de lucro.

Finalmente expresó que: “Comunidades y Poblaciones no son el patio trasero de nadie, sino nosotros mismos, es que Institucionalmente invitamos a los periodistas a que se informen debidamente y también nos ayuden, en esta difícil situación económica y social que atraviesa todo nuestro País y principalmente las franjas sociales más vulnerables”. Fuente: La Nación




Comentarios